Cocinas de Casas Rurales. Cocinas de ensueño

Nos encanta lo rural, disfrutar de un fin de semana con olor a leña perdidos en cualquier pueblo del territorio nacional, y, por qué no, internacional también. Es uno de los placeres del invierno.

Cuando se acerca la Semana Santa empiezo a imaginar cómo será la casa en la que disfrutaré (rural desde luego) y cuáles son los platos que degustaré.

Y es que uno de los grandes placeres de toda escapada rural es comer bien. Degustar las delicias gastronómicas de la localidad es todo un reto y si además nos aventuramos a prepararlos nosotros en la cocina rural de nuestra casa de fin de semana, un inmenso placer. Muebles de madera, techos de madera, paredes de madera, cajones de madera y hasta menaje de madera. Mmmm me encanta ese olor.

Nada mejor que irnos a un pueblo de Asturias para aprender a cocinar fabada, intentar la paella “de verdad”, esa que nos quita el sentido en la hoguera de una casa en Valencia o aventurarnos a cocinar el mejor Cocido Madrileño o unos callos en cualquiera de las casas de la comarca Madrileña, también a cocer marisco en Galicia o freir pescaito en Andalucía.

Aprovecha esos días para cocinar en familia, para comprar productos de la zona en mercados recónditos de pueblos misteriosos, pregunta a los lugareños, compara recetas, habla, ríe, sueña, huele, vive la grandeza de los pueblos porque es de ellos de donde venimos y es a ellos a donde queremos volver.

“La vida no se mide por el número de veces que respiramos sino por los lugares que nos quitaron la respiración”

Yo ya estoy en la cocina, abriendo cajones, inspeccionando los muebles, pensando en disfrutar del paraje, del entorno, de la familia, de la comida, de la vida.

Y tu, ¿ya sabes cuál será tu próxima escapada? ¿Te animas a cocinar algo típico? Nos encantaría que lo compartieras con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *