La vuelta al cole, también en casa

Ya estamos asentados aunque la vuelta al cole parece durar todo el mes de septiembre y, por supuesto, este es el mejor momento para darle una vuelta a la casa de cara a asentarnos durante todo el invierno.

Es temporada de ordenar la casa, después del lío de maletas del verano, de empezar a pensar en guardar la ropa ligerita y sacar la de invierno… debemos estar preparados que, como se suele decir, el invierno es muy largo.

Propongo hacer un recorrido imaginario por nuestra casa para ver elementos que queremos renovar con esta vuelta al cole.

La puerta, ¿por qué solo la decoramos en navidad?. Si queremos entrar ya en la casa con alegría podemos incluir en ella algún motivo que nos haga sonreir tipo, una planta o un cartel gracioso o motivador.

Felpudo. Además de ser un elemento que se estropea con facilidad, cambiarlo por algo que nos haga sonreír siempre ayudará a pasar el tan largo invierno, ahora los hay personalizados, ¿una foto del perro?

Recibidor. Es lo primero con lo que nos topamos al entrar en nuestra casa. Debe estar organizado y ser muy minimalista para no darnos sensación de agobio nada más entrar. Debería tener al menos un sitio donde dejar las llaves, otro para el paraguas y otro para el abrigo. Si además puedes disponer en él un zapatero, mucho mejor, conseguirás mantener la casa más limpia y durante más tiempo.

Salón. Agrupa las cosas para que no estén siempre de un lado a otro. Los mandos en una caja, los cargadores en un cajón, las mantas en unos cestos y las revistas, por supuesto, en un revistero.

En la cocina organiza bien los interiores de los muebles, que no se vean no significa que no tengan que estar bien organizados. Como siempre os contamos, los muebles en kit ofrecen la posibilidad de ir cambiando en función de las necesidades que tengamos.

El baño. Como os dijimos en el post anterior, la vuelta al cole en este espacio de la casa pasa por tener un baño como el de un hotel. Las cestitas para las toallas y para los jabones, además de organizar, le dan un aire renovado. Además piensa en tu comodidad y date el capricho del espejo en aumento con el que siempre habías soñado.

Las habitaciones son los espacios que más debemos intentar cambiar. En el caso de la de los niños o nuestro despacho debemos intentar quitar de allí todos los elementos que nos vayan a distraer. Intentemos esconder en muebles y armarios todo lo demás. A mano, eso sí, para tirar de ello con facilidad siempre que queramos.

Y, por último, cambia la decoración del pasillo, nos olvidamos de él pero estamos constantemente recorriendolo. Un lavado de cara nos hará sentirnos distintos.

¿Te animas a darle esa vuelta a la casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *