Mejillones al vapor con limón y pimentón de La Vera

Los mejillones son un auténtico manjar que tiene infinidad de ventajas. Este molusco es rico en potasio, vitamina B12, vitamina C, tiene propiedades antiinflamatorias, tiene una cantidad mínima de grasa, tiene un precio muy asequible y son fáciles de cocinar, lo que hacen de este producto un alimento completísimo y que además está delicioso.
Hoy en nuestro blog vamos a ofreceros una receta de mejillones sana, fácil y económica.

Ingredientes:

  • 1 kilo de mejillones frescos (Dependiendo del tamaño un kilo de mejillones puede oscilar entre 28 a 32 unidades)
  • Un limón
  • Pimentón de la vera
  • AOVE
mejillones frescos
aove
Pimentón de la vera
Limón

Elaboración:

En primer lugar es necesario lavar y limpiar muy bien los mejillones, para ello hay que limpiarlos uno por uno poniendo especial cuidado en los que tengan la concha quebrada o rota que deberemos desechar, una vez hecha esta primera criba, ponemos todos los demás en un recipiente escurridor debajo del grifo y les damos a todos juntos un baño de agua fría.

Después hay que retirar las barbas, es importante no tirar de ellas, ya que podemos dañar la carne, es mejor cortarlas con unas tijeras de cocina que estén bien afiladas.

El mejillón siempre tiene adherido a su concha restos de pequeños organismos marinos, esto se debe a que este animal obtiene su alimento quedándose fijo en un lugar y filtrando el agua. ¿cómo limpiaremos la concha? se puede raspar con una puntilla (un cuchillo ligero de hoja corta), pero lo haremos más rápido si lo frotamos con un estropajo de acero.

Una vez hayamos limpiado los mejillones los volvemos a dar un baño de agua en un escurridor para quitarles del todo los restos que pudieran quedar.

Después de limpiarlos, colocamos los mejillones en una cazuela en la que vamos a rehogar junto con el zumo del limón al que añadiremos una cucharada pimentón de la Vera, picante o dulce depende de nuestro gusto.

Después añadimos una cucharada también de aceite de oliva virgen extra y removemos. Con fuego medio, tapamos la cazuela y dejamos cocer hasta que los mejillones se abran, eso es lo que nos indicará que los mejillones están hechos y listos para comer, los mejillones se habrán cocido en su jugo junto con el limón y el AOVE generando un caldo delicioso.

Mientras pasan esos minutos de cocción podemos picar un manojo de perejil para espolvorear por encima cuando los sirvamos.

Mejillones al vapor

Y listo, ya tenemos otra de estupendas recetas sencillas, sana y deliciosa con la que sacar partido al corazón de nuestro hogar: la cocina.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *